IBEX 35

5.1.12

La Seguridad Social en España entra en déficit

Madrid, Agencias
El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, alertó ayer de que el deterioro del mercado laboral «pone en cuestión la sostenibilidad del Estado del bienestar». De Guindos hizo esa advertencia al valorar el aumento del desempleo en diciembre y después de que el Gobierno revelara también que la Seguridad Social ha entrado en déficit debido a la caída en el número de cotizantes y al aumento en el gasto de las pensiones. No ocurría algo así desde el año 1999, cuando la financiación de la sanidad dejó de depender del citado organismo.

Los ingresos por cotizaciones ya no dan para cubrir el total de los gastos en pensiones y otras prestaciones, según dio a entender ayer el secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos. Afirmó que el sistema entró en déficit en 2011, aunque precisó que las cifras de ingresos al cierre del ejercicio aún no están cerradas y no se sabe exactamente cuál ha sido la desviación. Las primeras aproximaciones indican que el desfase podría rondar los 2.000 millones de euros y guardar relación con varias circunstancias que se dieron en el último tramo del año 2011: el descenso de los ingresos previstos, debido a la caída de afiliaciones de trabajadores, y el aumento de los gastos por el abono de la paga extraordinaria de diciembre a los pensionistas y de la compensación por la desviación de la inflación para los beneficiarios de las prestaciones mínimas, las únicas que no quedaron congeladas el pasado año.

Tomás Burgos indicó que no se cumplirá la previsión del Gobierno socialista, que apuntaba a un superávit del 0,4% para 2011, después de que ya lo avanzara el pasado viernes el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. «Podemos establecer a día de hoy que no se va a producir superávit alguno de la Seguridad Social», señaló Burgos. «Los datos confirman el deterioro del sistema», apostilló el secretario de Estado.

La Seguridad Social cerró el año 2011 con un descenso medio de 355.060 afiliados (-2%), tras registrar en diciembre 18.609 cotizantes menos (-0,1%), su quinto descenso mensual consecutivo, situándose el total de ocupados al finalizar el ejercicio en 17.229.922.

La pérdida de afiliados en 2011 supone la cuarta caída anual de la ocupación y es superior a la registrada en 2010, cuando el sistema experimentó un descenso de cotizantes superior a las 218.000 personas. En 2008 y 2009, el sistema perdió 841.465 y 727.473 cotizantes, respectivamente.

La Seguridad Social dispone de un fondo de reserva para garantizar el pago de las pensiones, dotado con 66.000 millones de euros. No obstante, la ministra de Trabajo, Fátima Báñez, afirmó días atrás que, con los flujos de tesorería previstos, no sería necesario tocar ese fondo para pagar las pensiones durante los primeros meses de 2012. Pero el titular de Economía, Luis de Guindos, activó ayer la alarma sobre el impacto del paro en el sostenimiento de las prestaciones sociales: «Los datos del paro son malos y muestran que el desempleo es el principal punto vulnerable de la economía española y pone en cuestión la sostenibilidad del Estado del bienestar», dijo el Ministro.

Varios miembros del gabinete de Rajoy, incluido el propio De Guindos, amplificaron ayer las declaraciones públicas acerca de lo urgente que es abordar una reforma profunda del mercado laboral y de la negociación colectiva. El Gobierno impondrá su propia reforma si en los próximos días patronal y sindicatos no llegan a un acuerdo sobre ella.