IBEX 35

19.5.07

LA ACTITUD: La diferencia entre países ricos y países pobres

Investigaciones demuestran que; la diferencia entre los países pobres y los ricos no es su edad. Esto puede ser demostrado por países como India y Egipto, que tienen más de 2.000 años y aun son muy pobres. Canadá, Australia y Nueva Zelanda, que hace 150 años eran desconocidos, hoy son países desarrollados y ricos.

La diferencia entre países pobres y ricos tampoco reside en los recursos
naturales disponibles. Japón posee un territorio limitado, 80% montañoso, inadecuado para la agricultura y la cría de ganado, pero es la segunda economía mundial. Este país es como una inmensa fábrica flotante, importando materia prima de todo el mundo y exportando productos manufacturados.

Otro ejemplo es Suiza, que no produce cacao, pero tiene el mejor chocolate del mundo. En su pequeño territorio cría animales y cultiva el suelo durante apenas cuatro meses al año. No obstante, produce lácteos de la mejor calidad. Es un país pequeño que ofrece una imagen de seguridad, orden y trabajo, que lo transformó en la caja fuerte del mundo.

Ejecutivos de países ricos que se relacionan con sus pares de países pobres evidencian que no hay diferencia intelectual realmente significativa.
La raza o el color de la piel tampoco son importantes: inmigrantes calificados como perezosos en sus países de origen son la fuerza productiva de países europeos ricos.

¿En dónde está entonces la diferencia?

La diferencia es la actitud de las personas, moldeada a lo largo de los años por la educación y por la cultura. Al analizar la conducta de las personas en los países ricos y desarrollados, constatamos que la gran mayoría sigue los siguientes principios de vida:

1. La ética, como principio básico.
2. La integridad.
3. La responsabilidad.
4. El respeto a las leyes.
5. El respeto por los derechos de los demás ciudadanos.
6. El amor por trabajo.
7. El esfuerzo por el ahorro y la inversión.
8. El deseo de superación.
9. La puntualidad.

En los países pobres apenas una minoría sigue esos principios básicos en su vida diaria. No somos pobres porque nos falten recursos naturales o porque la naturaleza fue cruel con nosotros. Somos pobres porque nos falta actitud. Nos falta voluntad para cumplir y asumir esos principios de funcionamiento de las sociedades ricas y desarrolladas.
SOMOS ASÍ, POR QUERER LLEVAR VENTAJA SOBRE TODO Y TODOS. DEBEMOS TENER ACTITUDES Y MEMORIA VIVA. SOLO ASÍ CAMBIAREMOS LA COLOMBIA DE HOY.

Probablemente usted es una de esas personas que hace la diferencia y lucha por cambiar una sociedad corrupta y sin principios. Pero, no olvide que hay muchos que todavía necesitan entender que la falta de principios es la raíz de la miseria.
Mensaje recibido de CB