IBEX 35

9.9.13

Los contratos que cambiarán el empleo en España

Indefinido, temporal, de relevo, de prácticas y contrato de formación y aprendizaje. El Gobierno ha anunciado que éstos serán los cinco tipos de contratos a los que reducirá los más de 41 que ahora existen en el mercado. Además, prevé refundir en un único texto legal todas las bonificaciones a la contratación existentes para acabar con la dispersión normativa.

La creación de empleo estable es el objetivo que se persigue con esta modificación, una expectativa que, según los directores de recursos humanos y los expertos en materia laboral, no sólo depende de un cambio normativo. “El empleo no lo genera la legislación laboral, sino la dinamización de la economía y la apuesta por un modelo productivo sostenible, con un coste laboral que nos permita ser competitivos y tener posibilidades de adaptación”, explica Emilio Ruiz-Roso, director de gestión de recursos humanos de Leroy Merlin, quien añade que “es la realidad económica de cada empresa la que hace posible la contratación estable”.



"Simplificará la contratación, pero es poco probable que la aumente” (Carlos Esteban, director de recursos humanos de Zurich) También comparte esta opinión Germán Martínez, asociado del departamento laboral de Baker & McKenzie: “No creo que las medidas anunciadas supongan un cambio sustancial de la regulación de los principales contratos de trabajo, más bien implicará un ejercicio de simplificación y eliminación de trabas burocráticas”. Martínez cree que la futura norma “ayudará a conocer y a gestionar mejor los contratos de trabajo pero, y ojalá me equivoque, no contribuirán por sí misma a la creación de empleo estable, entendiendo como tal contratos de carácter indefinido”.

Antonio V. Sempere, coordinador del área laboral de Gómez Acebo & Pombo, recuerda que “la incidencia de los cambios normativos sobre las decisiones empresariales acerca de qué clase de contratos se pone en juego resulta mínima. Las mismas leyes sirvieron para que España generase más empleo que ningún otro país de la Unión Europea y para que, posteriormente, lo destruyera a gran velocidad. El Derecho Laboral ayuda y obstaculiza, pero no genera ni destruye empleo”.
Fuente: Diario Expansión